<< Lecturas

Guerrillas del Vietcong ganaron a la superioridad militar de USA

Vietnam florece, a 30 años de la guerra 

 

Vietnam celebra hoy el 30º aniversario de la toma de Saigón – rebautizada como 
Ciudad Ho Chi Minh–, una campaña que supuso la capitulación estadounidense 
y el triunfo comunista en este país.

 
 

Actualmente la ciudad de Ho Chi Minh, con siete millones de habitantes y la capital económica de Vietnam, produce 20% del Producto Interno Bruto y 40% de las exportaciones.

Sin embargo, las conmemoraciones, que se iniciaron el mes de marzo, tendrán una vertiente sobre todo económica, lejos de las alusiones a los vencedores y vencidos.

La guerra de Vietnam (1964-1975) dejó más de 58.000 muertos en las filas estadounidenses y dos millones de bajas vietnamitas.

Vietnam conmemora hoy el 30º aniversario del fin de la guerra en pleno auge económico y dirigido todavía por los comunistas, que no han conseguido mitigar las profundas diferencias entre norte y sur.

Ho Chi Minh, antigua Saigón y actual capital económica, ultimaba ayer sus preparativos para recordar la victoria del Partido Comunista Vietnamita (PCV) en el conflicto.

El 30 de abril de 1975, un tanque de Vietnam del Norte penetró en la sede del palacio presidencial del régimen survietnamita, en la ciudad de Saigón, poniendo fin a una guerra que duró casi 11 años (1964-1975).

El bando survietnamita, apoyado por el ejército norteamericano, aceptó su derrota y sus soldados se entregaron a las fuerzas del PCV. La guerra había finalizado y un año después, Vietnam se unificó.

Pocas horas después de la toma de Saigón, los últimos soldados estadounidenses abandonaron la ciudad en helicóptero desde el tejado de su embajada.

Estados Unidos había capitulado tras una guerra lenta que jamás logró dominar en el cuerpo a cuerpo de la lucha de guerrillas en la espesa selva vietnamita. Esta derrota norteamericana fue una de las más importantes en la historia de la guerra fría.

Hoy, Vietnam es un país próspero económicamente, que mantiene desde hace varios años un ritmo de crecimiento económico de 7%, a pesar de que está muy polarizado por las diferencias entre norte y sur.

Ho Chi Minh, la antigua Saigón, ex capital de Vietnam de Sur, se erige como el principal núcleo económico del país, produce el 20% del Producto Interno Bruto (PIB), y 40% de las exportaciones y de la producción industrial.
Despuntando especialmente en un sector privado heredado de su influencia occidental.

Al norte, la capital del país, Hanoi, se encuentra dominada por el confucionismo y decenios de comunismo férreo.

“Vivimos con un régimen político y dos regímenes económicos”, explica Nguyen Thanh Lam, del Instituto de Investigaciones sobre Desarrollo Económico y Social de Vietnam.

El tanque histórico

En el centro de los actos conmemorativos está el tanque 390, que derribó las puertas de entrada al palacio donde se atrincheraba el régimen de Saigón y terminó así con la larga guerra.

Los cuatro soldados que viajaban en el tanque, que han vuelto a reunirse para formar parte de las celebraciones del sábado, llevan actualmente vidas normales.

El chofer del tanque, Nguyen Van Tap, es un conductor de grúas; Vu Van Toan, comandante del tanque, es gerente en una tienda de pinturas; el artillero, Le Van Phuong, se convirtió en peluquero y el otro artillero, Ngo Sy Nguyen, el más joven de los cuatro, es un inspector de seguridad de autobuses.

Por el contrario, Pham Xuan The, el capitán que obligó al presidente survietnamita Duong Van Minh y a su gabinete a rendirse, después de la entrada del tanque 390 en el palacio, tiene ahora el grado de teniente general y es un reconocido líder militar de Vietnam.

Las cifras

2,5 millones de estadounidenses –entre ellos 10 mil mujeres voluntarias– sirvieron en Vietnam entre 1964 y 1975. EE.UU. llegó a tener 500 mil hombres en un mismo momento, pero el último día quedaron 11. 

Dos millones de vietnamitas muertos dejó la guerra, que además se cobró la vida de más de 58.700 soldados estadounidenses y dejó con heridas físicas, emocionales o mentales a otros 340.000. 

150 mil millones de dólares le costó a EE.UU. en más de 10 años de presencia militar. 

Solo 11 hombres estadounidenses quedaron en un tejado de Saigón, agazapados y emocionados, con los ojos clavados en el cielo cuando la ciudad cayó en manos de los norvietnamitas, el 30 de abril de 1975 a las 07h30.

170 Documentos sobre Vietnam, que hasta ahora eran considerados confidenciales, publicó ayer la Agencia Central de Inteligencia (CIA) estadounidense, en un compendio que registra el período histórico del país desde 1948 hasta 1975.

 
  Sectores estadounidenses creen que Iraq es el Vietnam de Bush

Treinta años después de abandonar Vietnam, Estados Unidos está de nuevo enfrentado a una guerra de guerrillas en Iraq y sus ciudadanos nuevamente se cuestionan sobre su misión en un distante país.

Aunque es prematuro trazar paralelos entre ambos conflictos, los oponentes a la guerra de Iraq no han demorado en parangonar ambas guerras tan impopulares.

“Iraq es el Vietnam de George W. Bush”, indicó el año pasado el senador demócrata Edward Kennedy, y la incesante violencia en ese país alimenta ese comentario.

Los soldados y civiles estadounidenses en Iraq son tan vulnerables a los ataques insurgentes que los cotidianos ataques en las rutas ya casi no son noticia.

La cuestión es si, como espera Bush, Iraq puede convertirse en un país estable y autosuficiente en materia de seguridad sin que la violencia obligue a las tropas estadounidenses a irse como ocurrió en Saigón.

El impacto popular de ambas guerras es diferente. En 1969, el peor momento en Vietnam, más de 300.000 estudiantes salieron a las calles de Washington para exigir la retirada de las tropas y desde entonces las manifestaciones se extendieron durante años, particularmente por la obligatoriedad de la conscripción para asegurar un número constante de efectivos en combate, problema que actualmente también enfrenta las Fuerzas Armadas estadounidenses.

Atentados

Más de tres millones de soldados estadounidenses fueron enviados a Vietnam, la mayoría conscriptos en impopulares reclutamientos.

En 1968 y 1969, clímax de la guerra, murieron un promedio de 3.000 al mes. En total perecieron más de 58.700.

Ayer, tres soldados estadounidenses murieron y otros dos resultaron heridos por la explosión de dos carros bomba.

Estos decesos llevan a 1.568 la cantidad de soldados estadounidenses muertos en Iraq desde la invasión del país, hace dos años, de los cuales 1.200 son caídos en acción.

Los ataques formaron parte de una serie de atentados explosivos que causaron al menos 29 muertos.

El líder de Al Qaeda en Iraq, Abu Musab al Zarqawi se mostró en una cinta de audio, supuestamente grabada el mes pasado, incitando a cometer más ataques suicidas contra las fuerzas estadounidenses y prometiendo no dejar que el presidente George W. Bush disfrute de “tranquilidad de espíritu”.

 
  Fuente: AFP-REUTERS