<<Inicio           


VERONIKA POR EL CAMBIO 

 

 

Ver además: PROGRAMA DE GOBIERNO 2016 

 


 

"No nos van a robar las ganas de cambiar el país. Vamos a mostrar que sí se puede construir una alternativa real. No es fácil, requiere tiempo, paciencia, esfuerzo. Se generan tensiones y pasiones. Así es cuando se quiere construir una alternativa política verdadera y duradera, de carne, hueso y con alma, y no solo proyectar un bonito holograma. Hemos apostado por lo primero, con lo difícil y riesgoso que es. Y persistimos.

Con todas las dificultades hemos atravesado dos elecciones ciudadanas abiertas y miles de ciudadanos nos depositaron su confianza. Hemos constituido un frente con diversidad de voces y de historias. Y debemos seguir sumando a quienes quieren cambiar las cosas en nuestro país, sin soberbia, alzando la mirada por encima de los muros que nosotros mismos u otros han construido alrededor nuestro.

Gracias por tu tiempo, tu esfuerzo, tu ilusión, tu preocupación, tus críticas, tus aportes. Nos ayudan a construir y crecer.

Ahora, inscrita "la plancha", concluidas las elecciones de candidatos al Congreso, arrancamos con todo. Vamos a darlo todo en esta campaña, nos la vamos a jugar, con convicción y corazón. Y necesitamos de ti, de tu fuerza, de tu convicción, para no permitir que nuestro país siga en manos de viejos -ni nuevos- corruptos o títeres del poder económico.

Veronika Mendoza 

Candidata a la Presidencia de la República 2016


19.01.2016


¿QUIÉN ES VERONIKA?

Nací en el hospital Antonio Lorena en el distrito de Santiago, Cusco, en 1980. En esa época mis padres vivían en Andahuaylillas, un pequeño distrito de Quispicanchi. Ahí pasé los primeros años de mi infancia al calor del fogón de mi abuela y sus conversaciones en quechua con los vecinos que venían a tomar la chicha que ella preparaba. Crecí jugando en medio de las chacras de maíz de mis abuelos. En Andahuaylillas asistí al jardín y luego nos trasladamos al Cusco donde cursé toda la primaria y la secundaria.

Ingresé a la facultad de Arquitectura de la UNSAAC en 1997 y tras algunos años entendí que mi vocación era más social. Cambié de carrera e inicié mi exilio estudiantil. Tuve la suerte de poder estudiar en Francia, un país en el cual la educación de calidad no es el privilegio de los más pudientes sino un real derecho de todos. Hice una licenciatura de psicología y, siempre preocupada por acercarme más a la problemática social del Perú, estudié también antropología y abordé como tema de investigación principal las tensiones culturales y lingüísticas en la dinámica social peruana. Mi formación académica y mi experiencia personal me llevaron a entender la interculturalidad como cimiento y motor del desarrollo social. Decidí entonces centrarme en el campo educativo y en el de las lenguas en particular, por lo que opté por una formación en lenguas andinas y en enseñanza de segundas lenguas.

Mi estadía en Francia no sólo contribuyó a mi formación académica sino también y sobre todo a mi conciencia política. La dinámica vida política y asociativa francesa me enriqueció mucho y ahí comprendí que sin luchas no hay victorias, que el bienestar social nunca es un regalo de las élites sino una conquista del pueblo organizado. Desde ese momento me apropié de la historia política de mis padres: mi papá, Marcelino Mendoza fue militante de la Izquierda Unida y fundador del SUTEP; mi mamá, Gabrielle Frisch, fue militante del Partido socialista unificado francés y partícipe de la revolución cultural, social y política de Mayo 68.

Con la comunidad peruana residente en Francia me fui construyendo una identidad política a través de los colectivos culturales, académicos y políticos que impulsamos en nombre de nuestra tierra, lejana pero siempre presente. A partir del 2004 se fue gestando lo que sería después el primer comité de apoyo internacional del Partido Nacionalista Peruano con un grupo de ciudadanos comprometidos con la emancipación del pueblo peruano y la defensa de su soberanía tan venida a menos por la política neoliberal en marcha en los últimos 20 años.

Cuando volví para instalarme otra vez en el Perú trabajé en proyectos de educación intercultural principalmente relacionados con el área rural. Paralelamente seguí trabajando por el fortalecimiento de la institucionalidad democrática desde el Partido Nacionalista Peruano, construyendo con las bases, trabajando por el fortalecimiento de la democracia interna y de los sectores más relegados en los espacios de decisión política en general, los jóvenes y las mujeres, tratando siempre de articular nuestras acciones con otros colectivos culturales y/o políticos.

Ahora que asumo este reto de representación sigo creyendo que la única garantía de una verdadera democracia es la participación activa, conciente y comprometida de los pueblos organizados en defensa de sus derechos, de sus sueños. Mi trabajo será siempre con ellos.

 

 

 

 

 


PROGRAMA DE GOBIERNO 2016