<< Inicio

PRESIONAN A OBAMA PARA INTERVENCIÓN EN SIRIA 

Según la agencia Reuters, senadores republicanos están presionando a Barack Obama, para que intervenga en el conflicto entre el Gobieno de Siria y grupos terroristas financiados desde Occidente. Washington podría atacar a bases aéreas sirias con misiles, pero que "no debería enviar a tropas terrestres".

Está aumentando la presión sobre la Casa Blanca para que haga más para ayudar a los terroristas sirios que pretenden derrocar al presidente Bashar al-Assad, y levantan el argumento de "el uso de armas químicas" en el conflicto, para justificar la intervención. Se recuerda que en Irak, EEUU usó la mentira de "armas de destrucción masiva" para ocupar ese país y ocasionar más de 600 mil muertos en 10 años.

La neutralización de la ventaja aérea de las fuerzas aérea del Gobierno sobre los rebeldes "podría cambiar la marea de la batalla muy rápidamente", dijo al senador republicano Lindsey Graham en el programa "Face the Nation" de CBS. "Una forma en que puedes impedir que la fuerza aérea siria vuele es bombardeando las bases aéreas sirias con misiles crucero", agregó el senador por el Estado de Carolina del Sur.

Graham dijo que era necesaria una acción internacional para poner fin al conflicto, y agregó, pero "no necesitas botas sobre el terreno desde el punto de vista estadounidense".

Más de 70.000 personas han muerto durante la guerra interna de Siria, que ya se extiende por dos años. Hasta ahora, Estados Unidos ha limitado su envolvimiento a la entrega de ayuda "no letal" para los grupos armados.

Obama dijo el viernes que el uso de armas químicas en Siria sería un "cambio de juego" para Estados Unidos, pero dejó claro que "no tiene prisa por intervenir" sobre la base de evidencia que, dijo, aún era preliminar.

El imperio está preparando las "evidencias".

 


El problema en Siria no está en el presidente Bashar el-Assad  

Por: Juan Francisco Coloane 

Una vez más la resolución de la Asamblea General de Naciones Unidas se equivoca con Siria y se aparta de la negociación política. La resolución es de condena al gobierno Sirio y reafirma el rol de interlocución de una oposición fragmentada cuya expresión mayor es el terrorismo.

Naciones Unidas continúa empantanada por la obstinación de Estados Unidos, Reino Unido y Francia en justificar una intervención militar disfrazada a través de la infiltración de grupos armados por la frontera Siria de 1500 kilómetros.

La resolución de todas formas fue un retroceso para la coalición que inventó está guerra. Respecto a la resolución de agosto del año pasado, podría ser considerada una victoria política para Siria. Los 133 votos a favor de la condena se redujeron a 107. Las abstenciones subieron significativamente de 31 en 2012 a 59 en esta última resolución.

Al analizar el borrador de resolución desde la perspectiva de los grupos armados que han generado la destrucción en Siria, se trata de un nuevo impulso en esta dirección. Sin embargo India, Indonesia, Sudáfrica, Brasil, reafirman su negativa a la solución militar. Ecuador mudó su voto de abstención y se sumó a los 12 votos en contra. Siria no está sola, y el expediente del terrorismo como arma principal del plan de derrocamiento está siendo observado con mayor profundidad.

Es justa la crítica que se le hace a Estados Unidos respecto de haber apoyado la resolución que impulsa la vía militar cuando hay una conferencia de negociación política ad portas a comienzos de junio. Esto e s grave porque se trata en el fondo de derrotar al ejército sirio en una batalla contra el tiempo con la estrategia del desgaste en ambos frentes, el político y el militar. Ya sabemos que ha sucedido con esa política en experiencias previas con Vietnam, Kampuchea, Nicaragua, prolongando un conflicto exclusivamente por mantener supremacía a toda costa. Este crimen internacional en el modelo actual de derecho internacional no tiene sanción.

En el plano militar el ejército Sirio cada vez más se posiciona en el país conteniendo la penetración y expansión territorial de terroristas y grupos armados. En Damasco, los combates de las últimas tres semanas han resultado en pérdidas contundentes en los grupos armados. Se llevan a cabo a una distancia de 12 -15 kilómetros del anillo periurbano en una zona poblada de pequeñas ciudades cubriendo alrededor de 400 kilómetros cuadrados formando un arco al noreste de la gran ciudad. Localidades como Berzeh, Douma, Qabum, Eintarma, Jobar y Zamalka han sido escenarios de intercambio de fuego donde se ha constatado que los grupos armados están aprovisionados con el armamento más sofisticado y de más peso que reclamaban.

El ejército Sirio continúa recuperando zonas fronterizas con Turquía, Jordania, El Líbano e Irak y ya ha establecido una zona de contención sólida en la parte central del país, cuyos pilares urbanos son Idleb, Hems y Hama. Así mismo en Deir Ez Zor y Ar Raqqua, al noreste.

Aleppo por el norte ya no fue el Benghazi de Libia y no va a ser centro operacional para posicionar a los grupos armados en el resto del país, haciendo el diseño Libia obsoleto. En el actual estado de situación, con un ejército nacional que avanza para proteger la integridad territorial de la intervención extranjera, es indispensable referirse a la persistencia de Estados Unidos y sus principales aliados de continuar armando los grupos armados de oposición que han sido absorbidos por el protagonismo de los actos terroristas.

Cualquier descripción de la situación indica que el ejército se posiciona en el país y al mismo tiempo la población al interior de Siria apoya la conducción del gobierno. La gente entiende que esta es una guerra entre sirios y extranjeros vinculados a sirios de oposición al gobierno en el exterior que han traicionado a su país. Este el punto mayor por el cual la oposición política al gobierno sólo está interesada en el derrocamiento del gobierno o la partida de Bashar el Assad. Es la única credencial después de haber contribuido significativamente a los 100. 000 muertos de que se habla. Y, digámoslo claro, quién se hace responsable de manejo audaz y ligero, que se hace de estas cifras cuando existe un mar de drama humano detrás de todo eso.

El rol de las agencias de inteligencia tanto de Israel, como de Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Turquía ha sido fundamental para distorsionar la verdadera realidad en Siria generando expectativas de que los llamados rebeldes pudieran derrotar al ejército Sirio. En este sentido estamos frente a otra atrocidad, inclusive mayor que la cometida con Irak ( Irak: Bitácora de un Fraude. 2004), cuando se alteró la información de inteligencia, lo que hizo que Estados Unidos rechazara opciones para evitar la invasión. Estados Unidos y Gran Bretaña sabían de esa manipulación de evidencias y ambas administraciones, como se sabe, ya habían decidido invadir Irak con o sin pruebas.

Con Siria se está a punto de cometer el mismo crimen internacional a través de la utilización de actores que se han prestado para la comedia. La tentación por la estupidez se aplica a la perfección con Siria y esta guerra inventada para derrocar al gobierno. Desde el enfoque convencional de la teoría del poder en clave de supremacía, el análisis del conflicto inventado para afectar al estado Sirio, está al borde el jaque mate. Si el presidente Barack Obama aborda las negociaciones con Rusia con la idea de que Bashar el Assad abandone el gobierno, es escoger la continuidad del conflicto armado. Sería un estímulo crucial para fomentar más caos y persistir con el error político que lleva más de dos años. Un error en política internacional de 100.000 muertos y varios millones de afectados

Juan Francisco Coloane (Desde Siria, especial para ARGENPRESS.info)

Viernes, 17 mayo de 2013