Página inicio
Perdiendo corazones, mentes y batallas en Iraq
Jonh Catalinotto

El imperialismo estadounidense ha perdido su aventura criminal en Iraq. La pregunta que queda es cuándo el pueblo iraquí, con ayuda de grupos anti-guerra en todo el mundo, superará las enormes desventajas a las que hace frente y expulsará a las tropas de la ocupación para liberar Iraq.

Nadie cuestiona la capacidad del Pentágono para infligir sufrimiento a los iraquíes. La ocupación por parte de Estados Unidos ha creado un desempleo masivo del 50 por ciento, la electricidad funciona solamente la mitad del día en el calor de verano iraquí y la inseguridad de los ciudadanos está al acecho en cada calle.

La estrategia militar diseñada por el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, contó con una victoria rápida sobre el anterior ejército y gobierno iraquíes, y contaban con otro mes mas para estabilizar Iraq y para comenzar a explotar sus recursos. El ejército estadounidense tenía que estar listo para su próxima intervención contra Corea del Norte, Irán o Siria en el plazo de dos meses desde la invasión de Iraq.

Dos años más tarde, hay 150.000 soldados estadounidenses y diez millares de mercenarios y agentes de la CIA en Iraq y, por el momento, ninguna estabilidad a la vista.

Además, el Pentágono atrae a cada vez menos voluntarios al Ejército, la Reserva, la Guardia Nacional o incluso los Infantes de Marina.

El último fin de semana de mayo vio una nueva estrategia de EEUU para traer aún más miseria a los 5,5 millones de personas que viven en Bagdad. Según el gobierno títere iraquí, que se hizo recientemente con el control después de su "elección" el pasado mes de enero, unos 40.000 soldados iraquíes ayudaron a las fuerzas estadounidenses a instalar 675 "puntos de control" dentro de Bagdad.

En los barrios, se realizaron búsquedas casa por casa para buscar "insurgentes". Todos los varones de entre 15 y 55 años se clasificaron para ser investigados más tarde.

La resistencia continúa

Algunos iraquíes sospechan que 40.000 soldados es una exageración, pues hay pocas "tropas títere" entrenadas para tal ejercicio. Los iraquíes de "a pie" en Bagdad llaman a los miembros de estas fuerzas "perros de los americanos".

La resistencia iraquí ha lanzado una nueva oleada de ofensivas contra las tropas estadounidenses y sus aliados. Docenas de soldados y policías han perecido en emboscadas en carreteras, con coches bomba e incluso en ataques armados, según informes de la resistencia y fuentes independientes de noticias. Los medios corporativos de EEUU divulgaron el choque de un helicóptero con cuatro muertos y algunas muertes de soldados estadounidenses junto con un buen número de iraquíes.

Las fuentes militares de EEUU exageran su "éxito" en la eliminación de los que llaman "insurgentes" o combatientes de la resistencia. La evidencia se está mostrando y el número de muertos que no aparece en los informes oficiales, también.

El siguiente comentario apareció en un editorial del diario en español con base en Nueva York El Diario/La Prensa el 29 de mayo: "el número oficial de soldados estadounidenses muertos en Iraq es de 1.649. Pero la investigación que El Diario/La Prensa hizo de los documentos militares proporcionados al gobierno de Puerto Rico indica que el número muertos es mucho más elevado, por lo menos 4.076."

Amnistía Internacional

No solamente el imperialismo estadounidense ha perdido el control de Iraq y ha expuesto su debilidad militar. También ha perdido totalmente su capacidad de presentarse con éxito y traer la democracia y los derechos humanos con la intervención militar, como hizo durante su guerra sangrienta contra Yugoslavia en 1999.

Amnistía Internacional era un aliado útil de EEUU durante la guerra fría contra la URSS. Ahora ha dado la vuelta a su fuego verbal en las políticas de EEUU hacia los presos.

El 25 de mayo, Amnistía Internacional impulsó a los gobiernos extranjeros a utilizar el derecho internacional para investigar a la Secretaría de Defensa de Donald Rumsfeld, al [fiscal general] Alberto Gonzales, al ex director de la CIA George Tenet, al vicepresidente Dick Cheney y a otros "arquitectos de la tortura" en Abu Ghraib, la bahía de Guantánamo y otras prisiones similares.

"Si esas investigaciones apoyan el procesamiento, los gobiernos deben arrestar a cualquier funcionario que entre en su territorio y se deben comenzar procesos jurídicos contra ellos", dijo Guillermo Schulz, director ejecutivo de Amnistía Internacional en EEUU. Schulz ha dicho también que no hay ningún estatuto de limitaciones en crímenes tales como tortura. En los años siguientes, el director advirtió: "los 'arquitectos de la tortura' deben pensárselo dos veces antes de planear sus vacaciones en lugares como Acapulco o la Riviera francesa".

Estados Unidos ha perdido la ayuda de todos menos la de un puñado de iraquíes, ha perdido la moral de sus ejércitos, y ha perdido la guerra propagandística ante el Mundo.
Workers World, 3 de junio de 2005
CSCAweb (www.nodo50.org/csca), 8 de junio de 2005
Traducido por Raquel Amo-Martínez