<= Inicio

PANDEMIA COVID-19: ¿DESASTRE "NATURAL"?

 

 

Por: Hugo O'Connor

 

  

A finales del 2019, nadie presagiaba la magnitud de la propagación del virus, denominado COVID-19, cuyo nombre es una abreviatura de "Corona Virus Desease" y el 19 es por el año en que apareció en Wuhan, China (2019).

 

Hasta este momento, ya se han contagiado más de 21 millones de personas en el mundo, con un saldo mortal que se acerca a los 800 mil fallecidos.

 

Esta gigantesca pandemia ha rememorado plagas históricas como la peste negra en la Edad Media, o más recientemente, la llamada "gripe Española" originada en EEUU. A pesar de que el COVID-19 no alcanza las dimensiones de aquellas, aun se desconoce su final, ya que el número de afectados sigue en crecimiento imparable. Otras pandemias menores son el ébola, la gripe aviar y el SARs.

 

Más allá de la terrible cifra de muertos, el impacto sobre los sistemas económicos y políticos afecta a más de 150 países, paralizándolos, algo completamente inédito.

 

A lo largo del presente 2020, muchos analistas y medios han analizado los factores de la rápida extensión del virus, que definitivamente tiene que ver con la gran movilidad de personas que por razones de trabajo o turismo, han portado en sus cuerpos esta grave enfermedad.

 

Casi como reflejo (condicionado), muchos califican al virus de "maligno", "diabólico", "maldito". Otros se dejan influenciar ante alucinantes teorías conspiratorias, que atribuyen la creación maquiavélica del virus a ciertos personajes, para "reducir la población", "insertar chips de control" o para "aumentar las ganancias de los laboratorios farmacéuticos".

 

Los medios modernos de comunicación al instante, se han vuelto también, caja de resonancia de cualquier hipótesis, por más descabellada que sea. En la época actual, cualquier persona puede lanzar remedios milagrosos para aliviar o curar cualquier enfermedad, y el COVID-19 no iba a ser la excepción.

 

Sin embargo, en los estudios médicos, comentarios diversos y artículos periodísticos, se toca muy poco o nada, la pregunta clave: ¿quién es responsable de este desastre mundial?

 

Podemos resumir que existen 2 respuestas equivocadas: el desastre es provocado (origen antrópico) o por la naturaleza (desastre natural).

 

Para responder adecuadamente a la pregunta, basta entrar de lleno al tema de los virus, su origen, funciones, capacidades de afectar positiva o negativamente a los organismos vivos (incluyendo al ser humano). Los virus son trozos de ADN encapsulados en una envoltura de proteína. No pueden reproducirse si no capturan a una célula de cualquier organismo vivo.

 

De ello podemos decir que el virus no es "malo" de por si. Resulta que desde que se formaron las primeras células, ya existían los virus. Algunos de éstos se han incorporado a todas las especies y, desde hace cientos de millones de años forman parte indisoluble de sus metabolismos, al igual que los hongos y las bacterias, sin los que sería imposible, muchos de los procesos complejos de la vida.

 

En conclusión, la pandemia no es un desastre natural, sino el resultado de un peligro natural (brote de nuevos virus y enfermedades), que actúa sobre la vulnerabilidad de la sociedad humana, que aun no es capaz de enfrentarlo exitosamente. Las vacunas son respuestas tardías y la alta tasa de mortalidad está en relación directa a la calidad y cantidad de servicios de atención médica y al grado de organización social de respuesta. Así, la carencia de UCIs disponibles o la extrema informalidad en que viven muchos países como el Perú, como el no entender que la atención de salud debe ser preventiva, van a incidir decisivamente en el desastre sanitario.

 

Finalmente, al igual que muchos desastres, éstos inciden más en los sectores sociales de menores recursos económicos. Así por ejemplo, vemos que las clínicas particulares han salvado vidas a costos elevadísimos, que son inaccesibles para cualquier ciudadano de a pie. El colapso de los hospitales públicos, desbordados en esta emergencia sanitaria reflejan las profundas desigualdades sociales, que van a determinar tus posibilidades de sobreviviencia.

 

 

 

Agosto 2020

 


"Las ideas no duran mucho...hay que hacer algo con ellas."