<< Inicio

                 

 

 

CHARLIE HEBDO: MORIR EN PARIS

EL TERRORISMO FANÁTICO Y LA HIPOCRESÍA OCCIDENTAL

 

El repudiable e injustificado acto terrorista ocurrido en París contra un semanario humorístico satírico Charlie Hebdo acapara las páginas y editoriales de los medios de comunicación mundial. Aún cuando entendemos que no debe alentarse la burla de cualquier creencia religiosa, debe ser claro el unánime rechazo a la intolerancia.


Nos solidarizamos con los deudos de las víctimas mortales de esta nueva matanza contra civiles, como nos hemos solidarizado en su momento con los cientos de miles de seres humanos asesinados por la invasión norteamericana y aliados europeos contra Iraq, Libia, Afganistán y la intervención en otros países de Asia Menor (Siria).


Sin embargo, la prensa occidental guarda cómplice silencio con las víctimas de la barbarie imperial que encabeza EEUU. ¿Es que no todos los seres humanos tienen igual derecho a la vida? ¿Acaso el genocida Bush y su sucesor ("premio nobel de la paz") han sido acusados por alguna Corte de Justicia Internacional por crímenes de lesa humanidad?


Mientras escribo esto, siguen cayendo víctimas civiles en  Afganistán y Pakistán con la sofisticada tecnología bélica de los "drones" made in usa. ¿Será noticia?


El execrable asesinato de caricaturistas franceses es una dolorosa pérdida que no debe hacernos perder de vista cual es el verdadero eje del mal: la camarilla imperial norteamericana y los gobiernos europeos que la respaldan. Sus aventuras militares alientan más odio y el surgimiento de nuevos grupos violentistas dispuestos a todo.


El terrorismo, tomando el nombre del Islam alimentará aún más la xenofobia europea contra todos los que tengan ascendencia árabe y el genocidio de Occidente sobre Oriente Medio.

Nada justifica la matanza de seres humanos, ni el fanatismo religioso ni la ambición por petróleo y recursos de países conquistados con "guerras preventivas".


¡¡Hagámosle frente a la cultura de la muerte!! Construyamos una comunidad universal en la que cada vida cuente.

 

08 enero 2015
 

 


ARTÍCULO DE REFERENCIA

«TODOS SOMOS CHARLIE», PROCLAMA LIBÉRATION.- YO NO                                                
                                         
Por: GILBERT RÉMOND, militante del Partido Comunista Francés.
               

 No hice campaña a favor del Tratado de Maastricht. No soy Charlie.

Nunca he comparado al Partido Comunista con el Frente Nacional. No soy Charlie. 
Nunca he apoyado los bombardeos de la OTAN en Yugoslavia. No soy Charlie.

Nunca hice campaña por el SÍ en el referéndum de la Constitución Europea en 2005. No soy Charlie. 

Nunca he querido hundir a Denis Robert ni he defendido el caso Clearstream. No soy Charlie.

Nunca he pensado que Cuba es una dictadura. No soy Charlie. 

Nunca pensé que Chávez era un dictador. No soy Charlie. 

Nunca aprobé el bombardeo de Libia. No soy Charlie. 

Nunca me alegré del asesinato de Gadafi. No soy Charlie. 

En 2006 estuve en contra del ataque de Israel a Líbano. No soy Charlie.

No tomo partido sistemáticamente por Israel contra los palestinos. No soy Charlie.

No cierro los ojos al nazismo en Ucrania. No soy Charlie. 

Opino que Femen es un movimiento procedente de la extrema derecha ucraniana. No soy Charlie. 

No creo que Rusia sea un país peligroso para la paz mundial. No soy Charlie. 

No creo que Rusia sea responsable de la situación en Ucrania al contrario que la UE y la OTAN. No soy Charlie. 

No llamé a la intervención en Siria. No soy Charlie. 

Nunca he considerado héroes a los opositores sirios, siempre he pensado que son fanáticos islamistas más o menos manipulados. No soy Charlie. 

Los periodistas de Charlie, como los policías y el encargado de mantenimiento muertos, obviamente son inocentes y sus asesinatos injustificables, pero no inventemos héroes… 

 Rendir homenaje a las víctimas, por supuesto, pero no es alrededor de Charlie y sus «valores» donde querría ver reunirse al pueblo francés… y rechacemos esta unión nacional que enmascara la intención real de los terroristas y las responsabilidades aplastantes de los dirigentes franceses en el odio suscitado por nuestro país… 

Comparto al cien por cien este texto. Acabo de responder así a alguien que quería proponerme firmar una petición en favor de Charlie. El asesinato de varios periodistas es un asunto muy grave. Pero yo no soy Charlie. No me gusta esa publicación a la que no gustamos los comunistas y que muy a menudo desprecia a la gente corriente. La prensa tiene grandes dificultades y la libertad de expresión está muy cuestionada desde hace muchos años. Y desde ese punto de vista el grupo Lagardère, así como otros mercaderes de armas, tiene una gran responsabilidad en lo que ha pasado. Por lo tanto considero totalmente hipócrita que el grupo Lagardère, que suministra armas a todos los regímenes reaccionarios del mundo árabe, se ponga al frente de la campaña de la aparición de la revista. El CNR tiene las cosas muy claras sobre la libertad de prensa, en particular contra la prensa monopolista y sus grandes concentraciones. Exijamos el cumplimiento de la ley y la vuelta a la ordenanza del 45.

 

                                     YO NO.

GILBERT RÉMOND, militante del Partido Comunista Francés.

 

 

"Solo conoceremos nuestra verdadera estatura cuando nos pongamos de pie"