<<Inicio           


¿QUIENES HAN PROMOVIDO EL GOLPE DE ESTADO EN BRASIL? 

 

 

  
ALERTAN SOBRE GOLPE EN BRASIL

La ruptura del orden democrático en Brasil expresa los propósitos antipatrióticos y antipopulares de las élites económicas, empeñadas en privatizar las enormes reservas petroleras, las empresas estatales y los bancos públicos, además de vender las tierras a extranjeros, comprometiendo la producción nacional de alimentos y el control del agua. Los golpistas quieren, entre otras medidas, reducir inversiones en salud, educación y vivienda, eliminando derechos laborales, acabar con la vinculación de la jubilación básica al salario mínimo, enterrar la reforma agraria y vaciar programas sociales. Esto va de la mano de una reorientación hacia la Alianza del Pacífico, es decir, hacia los Tratados de Libre Comercio al servicio de las trasnacionales y hacia la cooperación militar con Estados Unidos, que es quien mueve los hilos.

Por: Emir Sader (*)

ALAI AMLATINA, 13/05/2016.- El ministro de economía de Argentina, Alfonso Prat-Gay, ha declarado que los cambios políticos en Brasil son “una buena oportunidad para refundar el Mercosur”. La coincidencia de gobiernos que plantean el restablecimiento del modelo neoliberal, con su política de apertura de los mercados y reacercamiento con los países del Norte, especialmente con los EEUU, posibilitaron promover el desmonte de los procesos de integración regional.

Esos procesos han tenido un momento decisivo cuando EEUU y Brasil estaban listos para concluir el proyecto del ALCA, que transformaría al continente en una inmensa área de libre comercio, comandada por la economía norteamericana. Sería la extensión hacia toda la región de lo que se estaba poniendo en práctica en México. (Los balances de los 20 años del Tratado entre EEUU, Canadá y México han revelado ser altamente negativos para este último. Era lo que nos aguardaba.)

La victoria de Lula en 2002 ha permitido que Brasil rompiera con ese proyecto, bajo la dirección de Celso Amorim en la política externa brasileña y abriera el camino hacia el fortalecimiento de los procesos de integración existentes y hacia la construcción de otros espacios de integración. Fue así que del fortalecimiento del Mercosur se avanzó hacia la fundación de Unasur, con su Consejo Suramericano de Defensa, el Banco del Sur, entre otros organismos, y que desembocara en la Celac, que cerraba definitivamente con la vigencia de la Doctrina Monroe, para que América Latina y el Caribe tuvieran finalmente un organismo propio de integración, separada de la OEA, donde la presencia de EEUU y Canadá descaracterizaban esa integración.

Nunca EEUU habían estado tan aislados en el continente como han estado hasta aquí en este siglo. Al mismo tiempo, América Latina había cambiado su inserción internacional, especialmente los países que han empezado a salir del modelo neoliberal. La prioridad de esos países pasó a ser la integración regional y el intercambio Sur-Sur y no los Tratados de Libre Comercio con los EEUU.

Esa nueva inserción ha permitido una integración más grande entre nuestras economías, a la vez que nos permitió resistir en mejores condiciones a los impactos de la prolongada y profunda crisis recesiva internacional.

El intercambio regional, la intensificación del comercio con China y la extensión y profundización del mercado interno de consumo popular fueron claves en esa resistencia a la recesión, que en otras condiciones nos habría llevado a la peor recesión de nuestra historia. El cambio de gobierno en Argentina y ahora en Brasil es la oportunidad tan aguardada por los EEUU para la ruptura de su aislamiento en América Latina. El viaje de Obama a Argentina y su identificación con el proyecto neoliberal del gobierno Macri revela los objetivos centrales de EEUU en la región. El silencio cómplice de Obama respecto al golpe en Brasil confirma el regocijo de Washington con esa posibilidad.

La declaración del ministro de economía de Argentina coincide con las posiciones del nuevo ministro de relaciones exteriores de Brasil, conocido por sus citicas a la política exterior brasileña. Su obsesión con la entrega del petróleo brasileño a las grandes empresas petrolíferas internacionales ha llevado a José Serra, candidato a la presidencia de Brasil en el 2010, a realizar una reunión que debiera haber sido clandestina, con representantes de las más grandes empresas internacionales de petróleo, en Foz de Iguazú, prometiendo entregarles el proyecto del Pre-sal.

¿Qué significaría “refundar el Mercosur”? La derecha siempre ha querido, sin terminar con el Mercosur, abrir espacios para acuerdos bilaterales de libre comercio con los EEUU. Este es el objetivo central de esa “refundación”. Por ahora, se anuncia el rebajamiento del perfil del Mercosur, con la agilización de los acuerdos con la Unión Europea y de intercambios con la Alianza para el Pacifico. Pero la firma de acuerdos bilaterales con EEUU es el objetivo mayor de esa llamada refundación.

Sería el comienzo del desmonte de los procesos de integración regional, debilitando al Mercosur, a Unasur y a Celac. La estrecha alianza entre los gobiernos de Brasil y de Argentina, establecida por Lula y por Néstor Kirchner, y continuada por Dilma y por Cristina, fue el eje a partir del cual esos procesos de integración se han desarrollado. Ahora se trataría de, a partir de la reversión de los gobiernos de esos países, revertir ese proceso, promoviendo un nuevo proceso de norteamericanización de la región, con un cerco todavía más grande a países como Venezuela, Bolivia y Ecuador.

Esa reversión conservadora depende de la fuerza que pueda tener el gobierno golpista brasileño. Por el momento, parece no disponer fuerza suficiente para un período largo y grandes trasformaciones. De ahí la importancia todavía más grande de la lucha de resistencia de los brasileños en la conquista de nuevas elecciones, que deslegitimen definitivamente el gobierno de Temer y permitan al pueblo brasileño volver a definir su destino democráticamente, incluida la inserción internacional de Brasil, entre la integración regional y el intercambio Sur-Sur o el viejo destino de “patio trasero” del Imperio.

- Emir Sader, sociólogo y científico político brasileño, es coordinador del Laboratorio de Políticas Públicas de la Universidad Estadual de Rio de Janeiro (UERJ).


¿CUALES SON LAS RAZONES DETRÁS DEL ATAQUE A LULA Y DILMA?

Por: TeleSur

El Partido de los Trabajadores (PT) es objeto de ataques de la derecha que intenta responsabilizarlo de un fraude masivo en el gigante petrolero estatal, Petrobras.
 

Después de los resultados electorales que reeligieron a la presidenta Dilma Rousseff en Brasil, una fuerte polarización marca desde 2015 el escenario político en el país suramericano.

Tanto la jefa de Estado como el expresidente y líder del Partido de los Trabajadores (PT) Lula da Silva enfrentan en la actualidad una campaña de desprestigio por parte de sectores opositores que buscan generar una situación de ingobernabilidad en el país acusándolos de ser los responsables del fraude masivo en Petrobras. Pero la comisión parlamentaria brasileña, encargada de la investigación de corrupción en la petrolera estatal, eximió a ambos líderes de toda responsabilidad en el caso por no encontrar pruebas en su contra.

El 26 de octubre de 2014 Rousseff fue reelegida como presidenta de Brasil con el 51,64 por ciento de los votos en una segunda vuelta de elecciones generales y desde entonces la nación ha registrado una importante disminución de los niveles de pobreza y un significativo crecimiento de las clases medias de la población debido, principalmente, al aumento de los puestos de trabajo y a la puesta en práctica de unas iniciativas de inclusión sin precedentes.

Desde la Reforma del sistema político y electoral de Brasil para resolver las distorsiones del modelo representativo y ahondar la participación popular, así como la descentralización de los servicios públicos y el fortalecimiento de los planes sociales hasta mayor redistribución de la renta petrolera con Petrobras como palanca de desarrollo social.

La presidenta también se comprometió en la lucha contra la corrupción y el lavado de activos pero los medios de comunicación han desempeñado un rol crucial para desprestigiar su gestión y retratar al partido de gobierno, PT, como un partido burocrático y corrupto que ha gestionado la empresa estatal de forma ineficiente.

Tal y como explica Lincoln Secco, historiador y experto sobre el PT de la Universidad de Sao Paulo, los medios de comunicación juegan un papel fundamental en la situación actual al señalar únicamente al PT y no necesariamente a los aliados de derecha del gobierno. “Los escándalos relacionados con el PT se muestran diariamente por televisión. Pero casi no se muestra ninguna crítica hacia la gestión del PMDNB (Partido de Movimiento Democrático Brasileño) en Sao Paulo”, afirma Secco.

¿Quién está detrás del conflicto por Petrobras?

Las denuncias contra la corrupción tienen un fondo político que se intenta esconder porque la presidenta Dilma Rousseff fue quien precisamente estimuló el proceso de investigación de algunos directores del pasado y otros actuales que fueron atrapados en actos ilegales, que yan han sido investigadas y otras juzgadas.

Sin embargo, lo que no se divulga es que quienes hacen las denuncias de Petrobras y que además quieren decir que solo el Partido de Trabajadores (PT), tiene responsabilidad, obvian que siempre hubo problemas de corrupción en la estatal petrolera.

El periodista brasileño Beto Almeida afirma que es la derecha la que está detrás para pedir la privatización de Petrobras "quieren decir que si Petrobras no fuese estatal no pasarían este tipo de cosas. La solución para los problemas de Petrobras, muy lejos de pasar por la privatización, es un mayor control estatal, porque fue con esa medida que Petrobras logró ser una de las mayores petroleras del mundo con tecnología reconocida internacionalmente y de vanguardia".

El Partido de los Trabajadores como objetivo


El objetivo de las denuncias es desestabilizar al PT que atraviesa por un momento de grandes retos porque es el que debe asegurar la continuidad de sus proyectos sociales que han mejorado los niveles de vida de los brasileños con la formalización del empleo y la recuperación de empresas como Petrobras.

Con los medios de comunicación en contra el PT tendrá un impacto electoral, un impacto político al que se debe enfrentar y tener la capacidad para dar una explicación a la sociedad de cómo garantizar la transparencia y fiscalización del control estatal y las graves consecuencias que tendría Brasil si Petrobras cae en manos de la privatización.

El desafío del PT en Brasil: retomar la iniciativa


¿Por qué el ataque a Lula da Silva?

La petición hecha por el procurador general de la República de Brasil, Rodrigo Janot al Gobierno de EE.UU. para que ayude a Brasil en la investigación de los casos de corrupción están dirigidos a dañar la imagen de Lula. "EE.UU. quiere desnacionalizar a Petrobras, todo eso tiene un fondo el cual es dañar la imagen de Lula para que no regrese al Gobierno en las elecciones del 2018, incluso pretenden amenazarlo con prisión. Se pretende impedir que Lula sea candidato porque de ser así tiene una gran posibilidad de ganar otra vez, el objetivo es impedir la quinta victoria consecutiva del PT", afirmó Beto Almeida.

De acuerdo con el rotativo O Globo, Janot viajó junto a los procuradores que investigan las denuncias sobre millonarios desvíos de fondos en la petrolera, realizados al parecer con la connivencia de altos funcionarios de la empresa, políticos y constructoras contratistas. Los fraudes también están siendo investigados, además de por las autoridades brasileñas, por el Departamento de Justicia estadounidense y el organismo que regula el mercado de capitales.

A la cabeza del ataque a Lula se encuentra el conglomerado mediático Grupo Globo, que apoya además abiertamente la destitución de Dilma presentando de forma destacada a diputados de la oposición. En febrero de 2015 el director del diario, Erick Bretas, exigió mediante una publicación de Facebook la destitución o impeachment a la Presidenta, lo que dejó clara la posición de Globo.

El 29 de agosto, el expresidente y antiguo líder del PT, Inácio Lula da Silva, demandó a cuatro periodistas y al editor de la revista Veja por publicar un especial de primera página que lo vinculaba con el escándalo de Petrobras.

Lula es el gran temor de la derecha en Brasil

Lula fue quien dirigió la bonanza económica de Brasil desde 2003 hasta 2010, y todavía goza de bastante popularidad entre la población. El antiguo presidente ha sido un ferviente partidario de Dilma, y su influencia fue decisiva en las pasadas elecciones presidenciales.

Un abogado también acusó a Da Silva de beneficiar a la compañía de construcción Odebrecht durante su mandato. El presidente ejecutivo de esta compañía se encuentra bajo investigación como parte del caso de fraude de Petrobras. No obstante, actualmente, el abogado que acusó a Lula está siendo investigado por no presentar pruebas convincentes que sustenten dicha acusación.

Otro que se sumó a la ola de denuncias fue el presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Eduardo Cunha, un diputado neopentecostal quien solicitó juicio político contra Rousseff y él será juzgado precisamente en una causa que investiga si cobró sobornos por al menos cinco millones de dólares en el fraude a la estatal Petrobras.

El objetivo parece ser intentar desgastar al máximo posible a la actual administración para que Lula da Silva llegue lo más condicionado posible a la próxima cita presidencial y no olvidar que se trata del personaje mejor valorado de la política de Brasil, con un 80 por ciento de valoración a su gestión cuando dejó la presidencia en 2010.
 

www.teleSURtv.net

 


PRESIDENTES TABARE VASQUEZ Y MADURO ALERTAN SOBRE GOLPE EN BRASIL

 
Presidente Maduro llama a levantar la voz de la solidaridad mundial para enfrentar Golpe de Estado en Brasil
El presidente de la República, Nicolás Maduro, llamó este jueves a levantar la voz de la solidaridad mundial para apoyar a su par de Brasil, Dilma Rousseff, y al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, ante el golpe de Estado que se pretende perpetrar en la nación suramericana.
“Levantemos la voz de la solidaridad mundial con Dilma y Lula ante el Golpe Mediático-Judicial en Brasil”, escribió el jefe de Estado en su usuario en Twitter @NicolasMaduro.

En la red social, el mandatario nacional también abogó por el fortalecimiento del movimiento popular y democrático en América Latina para enfrentar los ataques hacia Rousseff y Lula da Silva.

“Que el Movimiento Popular y Democrático de Nuestra América se alce para enfrentar el Golpe en Brasil ¡Es tiempo de Lucha!”, añadió.

Asimismo, advirtió que los ataques al Gobierno de Brasil forman parte de la ofensiva imperial que pretende acabar con las fuerzas progresistas y revolucionarias de la región.

“Que nadie se llame a engaño es una Ofensiva Imperial que pretende acabar con las Fuerzas Progresistas y Revolucionarias…A Luchar y Vencer”, acotó.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, juramentó este jueves en el Palacio de Gobierno al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como ministro de la Casa Civil (jefe de Gabinete) y alertó sobre la puesta en marcha de una operación política que intenta convulsionar a la nación.

El objetivo es “convulsionar a la sociedad brasileña con métodos oscuros y criticables, viola los principios y garantías constitucionales, los derechos de los ciudadanos y abre precedentes gravísimos. Los golpes comienzan así”, dijo la mandataria.

Tanto Rousseff como Lula da Silva enfrentan actualmente una campaña de desprestigio por parte de sectores opositores, que los acusan de ser responsables del fraude masivo en Petrobras.
Sobre Rousseff pesa la posibilidad del impeachment con el cual se le intenta destituir por la vía del Congreso, como ocurrió con el expresidente de Paraguay, Fernando Lugo.
Por su parte, Lula fue objeto de una detención arbitraria el pasado 4 de marzo, cuando al menos 200 efectivos de la Policía Federal de Brasil allanaron su casa, la de uno de sus hijos y la sede del instituto que lleva su nombre.
Esta operación se desarrolló a pesar de que el Tribunal Supremo Federal (TSF) de esta nación había emitido una sentencia en la que descartó la necesidad de llamar a Lula a declarar por el caso Petrobras, ante la presentación, por parte de su defensa, de un escrito con las alegaciones en torno a la investigación en la que había sido implicado.
Luego, el Ministerio Público de Brasil dictó una medida de privación de libertad contra el expresidente por supuestos manejos irregulares.
El líder obrero y una de las figuras políticas más importantes del Brasil, encaró las denuncias y el pasado 4 de marzo, retó a quienes siguen la causa judicial a conseguir un sólo real (moneda local) que haya sido labrado de manera ilícita.
Gobierno teme golpe de Estado en Brasil y pide apoyar a Dilma
El gobierno uruguayo está promoviendo una declaración de respaldo de la Unasur a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, jaqueada por las denuncias que acorralan al exmandatario brasileño Lula da Silva. Es que el presidente Tabaré Vázquez y su entorno temen un golpe de Estado en ese país. Ayer en el Parlamento, el canciller Rodolfo Nin Novoa llegó a hablar de “acuartelamiento” de tropas.
En su condición de presidente de la Unasur, Vázquez hizo circular ayer entre los 12 países que componen el bloque una propuesta de declaración. Allí sostiene que “los sucesos ocurridos en Brasil plantean un claro enfrentamiento de la Justicia contra el Poder Ejecutivo representado por la presidenta Rousseff”, según el texto de la resolución a la que accedió El País, y que Vázquez y Nin Novoa terminaron de ajustar luego de la presentación del “diálogo social” en la Torre de Antel.
“Preocupados por esta situación ofrecemos nuestro total respaldo a la presidenta, quien fue elegida democráticamente por la mayoría de los brasileños para ejercer su cargo hasta el 1° de enero de 2019”, señala la declaración. La misma hace un llamado a las fuerzas del orden, y a todas las instituciones constitucionales de Brasil, a respaldar “al gobierno legítimo” de Rousseff y “la voluntad popular expresada en las urnas”.

Luego de comparecer en la Comisión de Relaciones Internacionales en el Senado, Nin Novoa hizo saber ayer en la tarde la preocupación del gobierno por el “acuartelamiento de tropas y movilizaciones”, información que recibió de parte de la embajada uruguaya en Brasilia. Aunque, aclaró, “por el momento” no puede “arriesgar” una opinión al respecto.

Lula asumió ayer como ministro de la Presidencia de Rousseff, pero 40 minutos más tarde un juez de Brasilia anuló de forma cautelar el nombramiento del expresidente que está siendo investigado por corrupción.
Las investigaciones que abarcan a Lula incluyen fraude, lavado de dinero, sobornos a cambio de favores políticos, ventajas fiscales o contratos con el Estado, y financiación ilegal de los partidos y de las campañas electorales.
El Frente Amplio mira con preocupación la crisis institucional en Brasil por la situación judicial de uno de los principales referentes de la izquierda en la región y amigo personal del exmandatario José Mujica, al que le confesó haber tenido que “lidiar con muchas cosas inmorales y chantajes” durante sus gobiernos (ver recuadro). La relación del Frente Amplio con Lula y el Partido de los Trabajadores (PT) brasileño es tan cercana que en 2011 Lula viajó a Uruguay para ser el principal orador en el acto por el 40° aniversario de la coalición de izquierda.
Desde Buenos Aires, Mujica defendió ayer a Lula, pero no puso las manos en el fuego por otros dirigentes del PT. ¿Cree en la inocencia de Lula?, fue la pregunta que le hicieron periodistas argentinos en una conferencia de prensa que brindó luego de recibir el Doctorado Honoris Causa de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) en Buenos Aires. “En la de Lula sí, ahora yo qué sé con semejante aparato que tiene de partido qué pasa; qué voy a saber”, afirmó Mujica. Consultado sobre si la crisis de Brasil estaba relacionada a una “operación de la derecha” en América Latina, contestó que “la derecha tiene que ver y la izquierda también, porque la izquierda hace chambonadas que la derecha aprovecha. Y la derecha también exagera las cosas y multiplica”.
En la izquierda hay muchos que abonan la tesis de que “la derecha” está buscando dar un golpe de Estado en Brasil. El tema está en la conversación de muchos frenteamplistas. La ministra de Vivienda, Eneida de León, y el subsecretario de Turismo, Benjamín Liberoff, mantuvieron anoche el siguiente diálogo en la Torre de Antel: “Tengo mucha gente conocida en Brasil que me dice que van al golpe de Estado y los que ganan son los gringos”, le comentó Liberoff a De León. “¡Claro!”, respondió la ministra.
La misma sensación tiene el senador frenteamplista Leonardo De León (lista 711), quien dice estar “muy preocupado por la judicialización” de la política. “Nos preocupa el operativo cinematográfico que se armó el otro día, cuando Lula estaba compareciendo a las citaciones”, indicó a El País.
Para el senador De León, en América Latina hay una “operación política” orientada a derrocar a los gobiernos de izquierda. “Están sucediendo cosas en paralelo, todas juntas. Lo de Evo Morales, lo de Lula, lo de (Rafael) Correa. Estoy convencido que hay un plan de la derecha en América Latina, muy sistematizado, que lo están llevando de diversas formas, algunas legítimas y otras no tanto”, precisó el senador.
En tanto, el diputado Roberto Chiazzaro, del Partido Socialista, resaltó la “acertada” jugada de Vázquez de respaldar “el proceso democrático” en Brasil. “La derecha juega un juego muy peligroso, que es el de la amenaza y la tentativa de desestabilizar y se corre el riesgo de retrotraernos a épocas oscuras de la región”, enfatizó.
El diputado suplente del Partido Comunista, Gerardo Núñez, dijo que “en Brasil está en marcha un golpe de Estado donde los poderosos sectores empresariales junto a un puñado de jueces violan la Constitución y la ley para embarrar la cancha”. Además agregó en su cuenta de Facebook: “Seguramente no falte quien diga que estamos paranoicos. La situación es clara: o defendemos la democracia y gobiernos agredidos, o se instalan impunemente las dictaduras”.
“Mal Manejo”.
Más crítico con Lula, el diputado Gonzalo Mujica, de Asamblea Uruguay, reconoció a El País que “todo indica que algo pasó y que un mal manejo hubo” en Brasil. “La aparición de la cinta de grabación de la conversación telefónica de Lula con Rousseff da la idea de que trata de protegerse. Pienso que la izquierda no puede amparar cualquier cosa solo porque lo haya hecho un compañero”, argumentó.
Para el diputado, no es correcto asimilar una investigación judicial “con un embate político”. “Ha habido casos de corrupción y eso no se puede tapar porque sea un gobierno de izquierda. Sobre los hechos se montan los embates. Las operaciones se hacen si hay corrupción. Creo que la izquierda debe condenar la corrupción en cualquier país”, insistió.
El tema estará a consideración hoy en la Mesa Política del Frente Amplio.
UNA OVEJA NEGRA AL PODER
La confesión que le hizo Lula a Mujica
El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y el exmandatario José Mujica mantienen una larga amistad y la suficiente confianza como para hablar de todos los temas. Una de las conversaciones que mantuvo Mujica con Lula sobre el caso del “mensalão” (supuesto soborno pagado a varios diputados para que votaran a favor de los proyectos del gobierno brasileño) fueron contadas por Mujica en el libro Una oveja negra al poder, de los periodistas Andrés Danza y Ernesto Tulbovitz.
Mujica señaló que “Lula no es corrupto como sí lo era (Fernando) Collor de Mello y otros expresidentes brasileños”. Sin embargo, le contó a los autores que Lula le confesó a él y a Danilo Astori, entonces vicepresidente, cómo había tenido que “lidiar con muchas cosas inmorales y chantajes”.
La revelación de Mujica generó un escándalo en Brasil donde de inmediato el senador Ronaldo Caiado, del opositor partido de centroderecha Demócratas, pidió que Mujica compareciera a la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado brasileño para explicar la confesión echa por el presidente Lula sobre el “mensalão”. Mujica nunca fue citado, pero ayer varios medios en Brasil recordaban lo que había dicho en el libro.
CUMBRES URGENTES
Intento de “derrocar” a Correa
En 2010 hubo una cumbre extraordinaria de los presidentes de Unasur en apoyo del presidente Rafael Correa. El entonces canciller argentino, Héctor Timerman, sostuvo que el encuentro era para “impedir que lo derroquen”. La reunión se hizo luego de que Correa se viera obligado a permanecer encerrado en un hospital, mientras un grupo de policías bloqueaba carreteras e impedía el paso al palacio presidencial.
Contra la salida de Lugo.
En 2012 hubo una cumbre urgente en Argentina, por la destitución del presidente paraguayo Fernando Lugo. El encuentro se llevó a cabo luego de que a través de un juicio político el Parlamento decidiera la salida de Lugo de su puesto. Se alegó mal desempeño de sus funciones, tras un enfrentamiento que dejó 17 muertos y 80 heridos en Asunción. Lugo finalmente no recuperó el cargo y días atrás anunció que volverá a postularse.
Aterrizaje Forzoso de Morales.
En 2013 se hizo una cumbre extraordinaria luego de que el presidente de Bolivia, Evo Morales, fuera obligado a aterrizar de emergencia en el aeropuerto de Viena, como consecuencia de una medida llevada a cabo por Francia y Portugal, que bloquearon sus espacios aéreos al sospechar que en la aeronave iba el prófugo de Estados Unidos, Edward Snowden. Morales estuvo detenido durante varias horas en Viena. Snowden no iba en el avión.
El blindaje regional a Maduro.
El año pasado Unasur también llevó a cabo una cumbre urgente, luego de que el presidente estadounidense Barack Obama declarara, en medio de una ola de enfrentamientos en las calles de Venezuela, una “emergencia nacional respecto de la amenaza extraordinaria e inusual para la seguridad nacional y la política exterior de los Estados Unidos que supone la situación” que se llevaba a cabo en el país gobernado por Nicolás Maduro.